En 1957 se le concede la línea a Soto y Alonso, empresa con sede en Burgos y la línea entre Briviesca y Miranda le ayuda Cadiñanos empresa local.

En la actualidad sigue la concesión a dicha empresa Burgalesa.