Clipboard1Nacido en San Asensio (Logroño en 1848), a los tres años ante la muerte de su padre, su madre, Doña Petra Pérez,  decide trasladarse a Miranda de Ebro (Burgos), donde estudió hasta los 14 años.

Con ideas revolucionarias, y uniéndose al bando Carlista, es descubierto en una conspiración en Miranda de Ebro en 1870, por el Coronel de los Carabineros Don Antonio Escoda, Fue llamado a declarar, cosa que hizo, pero ante otro posible interrogatorio y que lo pillaran, decidió huir a Francia acompañado del Sargento Ruperto Prado, permaneciendo ambos en Francia hasta la amnistía del 16 de Agosto de 1870.

Volvió a España ese mismo día asentándose en Rivabellosa (Alava) donde levanto una partida Carlista el día 28 de Agosto. Se desplazó sin ningún contratiempo hacia Zambrana (Alava) donde se le unirían los Comandantes D. Policarpo Ángulo y D. Matías Galarreta y los puestos de la Guardia Civil de Peñacerrada y La Bastida.

El día 29 de agosto son derrotados por las tropas del Brigadier Palacios, lo que le obligó a huir de nuevo a Francia, aunque a pesar de su ausencia fue Juzgado en Rivabellosa (Alava) por el Párroco de la población D. Pedro Corcuera, condenado a 12 años de cárcel.

 El 23 de Diciembre de 1871, regreso de incognito de nuevo a Miranda de Ebro, donde estuvo hasta el día que se enteró que lo querían capturar, el 26 de Enero de 1872, huyó hacia Pobes (Alava), para coger el tren destino Bilbao.

El día 28 parte camino de Irún y es reconocido en el tren por el conductor de este, por lo cual lo espera una pareja de la Guardia Civil a su llegada, pero Benito no se deja coger y vuelve a huir, escondiéndose en casa de un amigo.

Se disfraza de marinero y pasa a Francia en un barco pesquero.

A pesar de sus fracasos no se desanima y sigue empeñado en su rebeldía se alza de nuevo en armas junto al Comandante D. Celedonio Iturralde,  son derrotados, obligados a rendirse y acogerse al indulto en el Valle de Cuartango por el Teniente Coronel  José de Loma Arguelles al mando del batallón de cazadores de Barbastro.

En mayo de 1872 vuelve a su ciudad a Miranda de Ebro junto a su familia, pero su inquietud y sus ansias revolucionarias no le dejan tranquilo y de nuevo se alza en armas, junto a numerosos simpatizantes de los pueblos de alrededor el día 5 de Marzo de 1873.

Al frente de estos rebeldes pasa por Berantevilla (Alava), donde recauda la contribución que asciende a 365 ptas. Trasladándose hacia Izarra donde se une y entrega el dinero al  Comandante General Carlista D. Manuel Lecea. El cual le encarga destruir el Puente del ferrocarril Subijana-Morillas y de inutilizar la vía de Miranda de Ebro a Bilbao.

El 8 de Marzo de 1873 es nombrado Alférez y se le encarga el reclutamiento de tropas y de caballos,

El día 18 de julio de 1873 cayó gravemente enfermo estando en Peñacerrada, es traslado inmediatamente a Pipaón, donde el General Dorregaray le envía a un Medico del Cuartel General, entre los cuidados de este y de su madre pronto se restablece y el día 30 de Julio se presenta ante el General para recibir órdenes, es encargado de entrar en Vitoria y tratar de convencer a varios mandos del ejército del Gobierno, lo cual consigue y se unen a la cauda un Comandante y dos Capitanes.

En Noviembre le es ordenado dejar la cuenca del Ebro y trasladarse a la zona de Navarra donde los días 7-8 y 9 entabla combate en la zona de Montejurra, debido a su victoria y su arrojo recibió una condecoración y  un diploma de la Cruz Roja.

Vuelve a la cuenca del Ebro al mando del General D. Gerardo  Velasco, que le destina a Somorrostro, donde se enfrenta al ejército del General  D. Domingo Moriones, formado por más de 14.000 hombres, el día 20 de Noviembre de 1873 y lo derrotan.   Clipboard

También toma parte en las escaramuzas de los días 25, 26, 27 y 28 de Marzo de 1874 contra la división de D. Francisco Serrano Bedoya, destacando Vitores por su audacia y su valentía. Recibiendo una cruz blanca de 1ª clase y la medalla de Somorrostro.

El 1 de Mayo recibió órdenes de resistir en Ureña, para facilitar la retirada de las tropas Carlistas hacia Arrigorriaga, esta hazaña le supuso un ascenso a Teniente.

Ascendido a Capitán por otra nueva hazaña en Arbarzánga

Es llamado a Estella para recibir órdenes las cuales son cortar las comunicaciones de Telégrafo de Miranda con el exterior, aunque para conseguirlo tiene que burlar la vigilancia de un ejército de unos 14.000 hombres. Su obstinada determinación hace que haga cosas que a nadie se le ocurriría y cruza el Ebro junto con a Su sargento Francisco Arbaizar y otros diez hombres que sabían nadar, lo cruzan por donde nadie lo espera al ser el río por esa zona muy caudaloso por la zona de Caicedo-Yuso.

Los 12 valientes entran en Miranda por la Estación de trenes, cogiendo la maquina llamada “España” la número 43, destruye todos los postes telegráficos desde Miranda de Ebro hasta Cenicero (Logroño), unos 39 km. Ante esta hazaña el General del gobierno a cargo de la zona el General Echague, manda detener a todos los maquinistas acusándolos de ayudar al enemigo.

Vitores antes este hecho le manda un recado diciéndole que no tuvieron nada que ver que son inocentes, que habían sido obligados por una fuerza mayor. Al final el General los puso en libertad sin cargos.

El 18 de septiembre se le encomienda la misión de ir a Belorado a recoger la contribución unos 32.000 duros. A pesar de estar rodeados de soldados del ejército enemigo y que la población de Belorado estaba defendida por una compañía de voluntarios. Logran entrar en la ciudad e incluso apoderarse de ella. Al entrar se dio cuenta que los fondos ya habían sido trasladados a Burgos, así que para justificar que estuvo en la población hizo una nueva recaudación y logro juntar 10.000 reales, 300 pares de alpargatas, 85 carabinas y municiones.

Regresa a Orduña donde hace entrega de todo lo recaudado el 25 de septiembre.

El 6 de octubre con 40 de sus hombres se acercó a Miranda de Ebro con el objetivo de tomar el tren de Burgos, del que se apoderó haciendo también prisioneros a 7 soldados de caballería y su Sargento.

Camino de Burgos en el puente de Pangua un sargento y 14 soldados del Regimiento de Mallorca, que lo custodian da el alto al tren y se entabla una lucha en la que capturan a estos soldados gubernamentales causándoles la baja de tres muertos y dos heridos.

Como en las inmediaciones de la zona de Pancorbo y Ameyugo estaban custodiándolos el Regimiento de Mallorca divide sus fuerzas y manda a la mitad en retirada con los prisioneros  y el al mando de unos 25 hombres con los prisioneros se enfrenta a los soldados que custodiaban Ameyugo.

Se retira por el vado de Sobrón y después por el de Tobalina, para acabar en Vergüenda reuniéndose con el resto de sus hombres.

El 26 de Febrero de 1875 en Quincoces se enfrentó al Teniente Coronel D. Francisco Larroca y Tuvía al mando del segundo batallón de Ramales y un escuadrón de caballería. En el combate que ganan los Carlistas mueren 11 soldados de caballería y numerosos heridos, retirándose a Medina de Pomar. Así mismo el Capitán Vitores se hizo con numerosos prisioneros, que llevo a Orduña, aunque en su bando perdió un oficial y fue herido su mano derecha el Sargento D. Antonio Ugarte.

Participa en algunas escaramuzas por la zona en Peña Rolloso, Nofuentes, Espejo, Salinas de Añana….

El día 24 de Agosto de 1875 le es encomendada la misión de destruir el telégrafo que se había instalado entre Briviesca y Medina de Pomar custodiado por el Comandante de la Guardia Civil D. José García Honorato con dos compañías y un escuadrón de caballería

El 2 de Septiembre se apodera del pueblo de Ventas de Moneo y destruye 13 km de línea de telégrafos sin que el Comandante de la Guardia Civil pueda impedírselo.

Vitores siguió participando en numerosas escaramuzas cerca de Miranda de Ebro, participo en Rivabellosa, Villamaderne Subijana-Morillas, en todas ellas ayudando a compañeros en apuros.

Por la toma del puente de Elorrio el día 5 de Febrero de 1876, donde hizo retroceder al Regimiento de Caballería del Rey, causándole también numerosas bajas,  Benito fue ascendido a Comandante de Infantería.

El 28 de Febrero logra entrar con otro Carlistas ya vencidos en Francia por la zona de Valcárnos.

El 6 de Marzo de 1877, estando en San Juan de Luz  recibió una carta del General Quesada, para que volviera a España a la cual Benito le contesto que no. Finalmente el 24 de Marzo de 1877, se acogió al indulto y regreso a Miranda de Ebro junto a su madre enferma, junto a la que estuvo hasta el 29 de Mayo que a las dos de la madrugada fue hecho prisionero en su propia casa por el General en jefe del Norte D. Genaro de Quesada.

Recorrió numerosas cárceles

  • 29 de mayo – 5 de Julio en Burgos
  • 5 Julio -14 Julio Santander
  • Julio – 4 Agosto Cádiz
  • 4 Agosto 1877 – 6 Marzo 1878 Ceuta
  • 22 Mayo 1878 –Junio 1878 Ceuta

El día 6 de Marzo de 1878 indultaron a todos los prisioneros que estaban con el menos a Benito, esto no pasó desapercibido por un paisano de Miranda de Ebro, D. José Lisbona, que ayudo a evadirse a Benito con la ayuda de un moro, al ser preso político tenía unas pequeñas libertades para pasearse por la ciudad y el 2 de Mayo inició su fuga hacia Tánger.

Durante su huida el moro trato de matarlo cosa que no consiguió, el siguió a Tánger donde embarcó para Gibraltar. Al pasar a España fue hecho prisionero por no llevar documentación, por la guardia civil, Siendo devuelto de nuevo a la cárcel de donde escapó Ceuta

Cuando fue indultado le pusieron en libertad con la condición de que fuera acompañado a Miranda de Ebro por la guardia civil, pero gracias a otro paisano Mirandés Jefe de Aduanas en Cádiz D. Lorenzo Cadiñanos, fue puesto en libertad allí mismo.

Benito se trasladó por sus propios medios hasta Miranda de Ebro junto a su madre.

Hasta su muerte regentó una taberna que había fundado su madre

Fuente: Hechos del valiente guerrillero Benito Vitores Pérez de Robustiano Bustamante y Peña (1892)

Anuncios