mercedessanz2Auxilio Social fue una organización de socorro humanitario constituida durante la Guerra Civil Española y posteriormente englobada dentro de la Sección Femenina de la Falange Española. Fue fundada por Mercedes Sanz Bachiller (Foto) , viuda de Onésimo Redondo.

La organización, que inicialmente responde al nombre de Auxilio de Invierno surge siguiendo el modelo de otras organizaciones similares de la Alemania Nazi (Winterhilfe). Su emblema es: un lobo atacado por un brazo armado de una punta de lanza

En el momento de su fundación Mercedes Sanz Bachiller es una militante de la Sección Femenina de Falange Española que dirigía Pilar Primo de Rivera . Eligiendo como centro de comienzo de sus actividades la ciudad de Valladolid, la fundadora y Javier Martínez de Bedoya, antiguo amigo de Onésimo Redondo y posterior marido de Mercedes Sanz Bachiller, empiezan a prestar ayuda a las víctimas de la Guerra, dedicándole una especial atención a los hijos de los fusilados por las tropas franquistas o muertos en el frente.

Pronto se abrieron los primeros locales en Valladolid, inicialmente atendidos por voluntarios y destinados a dar comida a las viudas y huérfanos de Guerra. El 30 de octubre de 1936 se inauguró en Valladolid en la calle Angustias, eesquina con la Calle de Echegaray el primer comedor. Aquel primer día fueron atendidos 100 huérfanos.

La patrona de Valladolid, la Virgen de San Lorenzo, también se convirtió en la patrona de Auxilio Social.

En abril de 1937 se produce el cambio de nombre en la organización benéfica falangista, deja de llamarse Auxilio de Invierno y recibe el nombre de Auxilio Social, al tiempo que su fundadora es nombrada delegada nacional del nuevo organismo, que se reconocía como servicio independiente y separado de la Sección Femenina de Falange, es entonces cuando comienzan a ampliarse el campo de acción de Auxilio y la organización empieza a abrir guarderías infantiles para las madres trabajadoras y los llamados Hogares para huérfanos.

La fundadora empezó a trabajar sobre el proyecto de un servicio social femenino, equivalente al servicio militar obligatorio masculino que obligaba a las mujeres a trabajar obligatoriamente en las instituciones de Auxilio Social, Franco, una vez estudiado, reaccionó favorablemente al borrador y dio órdenes de que se creara el 9 de octubre de 1937 el Servicio Social de la Mujer bajo los auspicios del Auxilio Social. Todas las mujeres españolas de 17 a 35 años debían trabajar, durante seis meses, en las instituciones de Auxilio Social o en las delegaciones dependientes del Movimiento, Estaban exentas las mujeres casadas, las viudas con hijos y las discapacitadas por alguna enfermedad.

En verano de 1937 crea el servicio de Auxilio a Poblaciones Liberadas resultado de la unión de Auxilio Social de Vanguardia y Beneficencia de Guerra, hasta ese momento dependiente del Ministerio de Interior. Auxilio a Poblaciones Liberadas se encargaba de suministrar víveres y ropas a la población de las ciudades conquistadas por las tropas franquistas, la primera de estas intervenciones se produce con la toma de Bilbao. Seis camiones repletos de comida, hicieron dos viajes partiendo desde Miranda de Ebro (17-Junio-1937)

La entrada de los camiones de Auxilio en las poblaciones liberadas se convirtió en una fuente de propaganda mediante reportajes fotográficos, artículos en la prensa local y nacional, folletos propagandísticos de amplia tirada. Auxilio social tenía su propio servicio de propaganda; la Oficina Central de Propaganda al mando de la escritora Carmen de Icaza que organizaba la presencia de fotógrafos y periodistas en las llegadas de los camiones de Auxilio social y reportajes sobre los repartos de víveres y la atención que las mujeres falangistas deparaban a los niños, hasta tal extremo, que se llegó a tener un servicio fotográfico propio. La Oficina Central se encargaba de la distribución provincial de carteles propagandísticos, las hojas de reparto de propaganda, la distribución de notas en la radio y las consignas dadas a los oradores. 25262954

Los resultados de esta organización benéfica fueron espectaculares, en octubre de 1939 Auxilio de Invierno había fundado 2.847 comedores y 1.561 Cocinas de Hermandad, en las que asistía diariamente a 496.637 niños y 548.331 adultos, respectivamente.

El 1 de abril de 1939, fecha de la finalización de la guerra civil española, con el aplastante triunfo de las Tropas Nacionales al mando del Generalísimo Francisco Franco, la Dirección General de Beneficencia y el Auxilio Social se trasladaron a Madrid

La Iglesia observó con desconfianza el crecimiento de una institución benéfica laica que invadía espacios de actuación propios, las presiones de la Iglesia obraron efecto y finalmente, con la aprobación de Ramón Serrano Suñer se constituyó un Consejo Superior de Beneficencia y Obras Sociales con la presencia obligada de dos obispos, que se reunió por primera vez el 10 de agosto de 1938, siendo uno de ellos monseñor Plá y Deniel. Resultaba necesario introducir en Auxilio Social el espíritu del nacionalcatolicismo. El 9 de mayo de 1940 se destituyo a Mercedes Sanz Bachiller y se nombró en su lugar a Manuel Martínez de Tena.

Por Decreto de la Jefatura del Estado de 17 de mayo de 1940, Auxilio Social se convirtió en una entidad oficial del régimen, encargada de cumplir unas funciones benéficas y político-sociales determinadas. En el artículo 3º del citado decreto se reconocía la naturaleza de Auxilio Social, que gozaba de personalidad jurídica independiente de la del Estado y de la propia del Movimiento, adoptando en orden a su funcionamiento la modalidad de una Delegación Nacional del Servicio de Falange Española Tradicionalista y de las JONS

En la posguerra, los huérfanos o hijos de presos políticos quedaron sometidos a la tutela del Estado, que ejerció, por delegación, el Auxilio Social, tal y como se establecía en el decreto de 23 de noviembre de 1940, que fijaba la protección de los huérfanos de la «Revolución Nacional y de la Guerra, lo que dejó a sus dirigentes las manos libres para entregarlos en adopción a familias afines al régimen.

En orden a su competencia funcional, Auxilio Social debía prestar asistencia benéfica a favor de los indigentes, fundar establecimientos para la subsistencia y formación educativa de los huérfanos sin recursos económicos, crear instituciones de asistencia para los ancianos y las parturientas, conceder a los convalecientes los medios que les asegurasen un total restablecimiento, y atender otras necesidades benéficas que el Estado le encomendara por delegación especial

Pasados los años cuarenta, Auxilio Social se quedó como una institución más de asistencia social dentro del Régimen, pasando a depender, en 1976, del Instituto de Asistencia Social del Ministerio de Gobernación.

A medida que España se recuperaba económica y socialmente, estos tipos de instituciones iban disminuyendo para establecer otras que satisfacían las necesidades de cada momento. En la décadas de los años 60 y 70, los comedores y las cocinas de hermandad fueron transformados en centros de educación especial y clubs de ancianos. De la infancia desvalida pasábamos una vejez en busca de mejores condiciones de vida, y de niños pobres a niños con necesidades educativas específicas

Las fuentes de financiación de Auxilio Social

Las vías de financiación fueron variadas. Las postulaciones se iniciaron en diciembre de 1936, con una periodicidad quincenal. Se compraba un emblema en dos versiones económicas 0,30 y 1 peseta, de su venta se encargaban las mujeres de la sección femenina, primero y del Servicio Social Femenino, después. Los emblemas eran públicamente exhibidos y su negativa a hacerlo daba lugar a la publicación de la noticia en la prensa local.Emblemas%20corrientesA

La Ficha Azul es una Suscripción, en principio voluntaria, creada en los primeros meses de 1937. Entidades públicas y personas bien situadas se comprometían a entregar una cantidad fija todos los meses. La Ficha Azul se reconoce oficialmente mediante una la Orden del 10 de marzo de 1937, se dada así estatus de legalidad a una recaudación que hasta el momento no había sido vista con muy buenos ojos por parte de la una población que la consideraba como una imposición falangista. El carácter voluntario pronto desapareció y los métodos de captación voluntaria se transformaron en un mecanismo de coacción económica. El nombre de los suscriptores se hacía público en la prensa. Los gobernadores civiles se encargaban de evitar que su recaudación disminuyese, el descenso sería considerado como una desafección hacia el régimen, cuando se producía una negativa a contribuir, la identidad de los desafectos se hacía pública en la prensa local. En ocasiones los gobernadores civiles, cuando la recaudación bajaba en la provincia, impusieron multas de gran cuantía, publicando en la prensa local las identidades de los que habían sufrido la imposición y las circunstancias en las que se había producido la negativa a contribuir económicamente.

Los fondos de Auxilio Social también procedían de la recaudación del día del plato único, fue una idea del general Queipo de Llano, quien la propuso el día 13 de octubre de 1936 a través de las ondas radiofónicas, como gesto hacia los soldados que luchaban en el frente nacional porque “significa algo más que el sacrificio material de los buenos ciudadanos, ya que este día tiene un triple significado que en adelante no debe olvidarse en nuestro país: ¡Austeridad, sacrificio, caridad! (…) Es deber de todo buen español el celebrar ese día. El Día del Plato único se celebraba en todos los restaurantes, mesones, hoteles y casas de comida, donde se servía los días 1 y 15 de cada mes un plato único pero se cobrara el menú entero, teniéndose que destinar el dinero recaudado por este concepto a la beneficencia  Al año siguiente, el 16 de julio de 1937, se amplió la cuestación del Día del Plato Único convirtiéndola en semanal (hasta el 1 de febrero de 1938 los viernes, y luego los jueves), al tiempo que se instituyó el Día sin Postre, también conocido como “lunes sin postre”, por coincidir con este día de la semana. El dinero recaudado por el plato único se dividía en dos partes: una iba a parar al Fondo de Protección Benéfico Social para sufragar los comedores de beneficencia, casas-cuna y orfelinatos, y la otra al fondo del subsidio de ayuda a las familias de los combatientes. Lo recaudado por el Día sin Postre estaba a cargo directamente del Auxilio Social.

Esta medidas eran de obligado cumplimiento tanto en las casas particulares como en los establecimientos hosteleros, que debían donar como mínimo el 25% de la recaudación de ese día y debían presentar una lista de los comensales. Los que no lo hacían eran acusados de “desafectos al Movimiento” con el consiguiente peligro de ser incluidos en las “listas negras de los malos patriotas” y pagar la correspondiente multa.

Las dos cuestaciones fueron derogadas mediante una Ley de 22 de enero de 1942, que entró en vigor el 1 de febrero, aunque en gran parte de los hogares españoles se siguió comiendo plato único durante mucho tiempo porque sus escasos recursos no permitían otra cosa.

Las aportaciones extranjeras también fueron importantes.

El auxilio social en Miranda de Ebro

289_001Parece ser que nuestra ciudad aparte de tener su Auxilio Social que estaba ubicado donde se encuentra hoy la oficina de Información y Turismo y la cofradía de san Juan del Monte (Edificio ya desaparecido), tuvo gran importancia en la llegada de alimentos Bilbao, cuando esta fue tomada por las tropas franquistas

Existían en la ciudad entidades benéficas, tales como el Hospital y Asilo de Santiago, el Jardín Maternal y los Comedores de Auxilio Social que se financiaban a través del dinero popular, estos dos últimos ubicados enfrente del parque Antonio Machado.

Con la construcción en los años 50 del Hogar del Productor se pasaron todas las actividades a este y derruido el edificio.

Fuentes: Wikipedia, El auxilio social 1936-1940 (Mónica Orduña Prada), Laaventuradelahistoria.es, Historia de Miranda de Ebro (Ayuntamiento)

Anuncios