La Iglesia del Espíritu Santo, conocida anteriormente como Iglesia de San Nicolás, es un templo de culto católico y estilo predominantemente románico situado en Miranda de Ebro, provincia de Burgos, comunidad autónoma de Castilla y León, España. Situada en la Calle Real Allende s/n.

Historia

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl edificio, data del siglo XIII, tratándose del más antiguo de los templos mirandeses, aunque el fuero de Miranda de 1099 hace referencia a un templo más antiguo dedicado también a San Nicolás y emplazado en el mismo lugar. Este primitivo templo de San Nicolás era una iglesia juradera, donde los vecinos de ambas márgenes del río se querellaban entre sí basándose en el fuero. Existe la creencia de que el Cid Campeador oró con sus fieles caballeros en tal iglesia en el siglo XI. La presencia de un castillo y un león en los capiteles de la portada pueden representar la unión de los reinos de Castilla y León en 1230; en tal caso, la nueva iglesia ya estaría construida a comienzos del siglo XIII.

Declarado Monumento Histórico-Artístico de interés nacional el 3 de junio de 1931, San Nicolás fue seriamente dañado en un incendio provocado antes de estallar la guerra civil en 1936, Su valioso archivo parroquial, el retablo, el coro, la cubierta y numerosas imágenes quedaron destruidos por el fuego; tras permanecer 36 años cerrado, el templo fue rehabilitado y reabierto al culto en 1972 bajo la nueva denominación del Espíritu Santo, ya que la de San Nicolás se había adjudicado a un templo de nueva planta construido en las cercanías en 1945.

El ábside, muy deteriorado por la contaminación y los agentes meteorológicos, fue limpiado y restaurado en 2003.

Descripción

Templo edificado en estilo románico con asomos del gótico primitivo, tiene planta de cruz latina con nave única y es de pequeñas dimensiones. Dos elementos de su arquitectura exterior concentran la atención.

El ábside lo forman cinco paños separados -aspecto poco común- por recios contrafuertes prismáticos apoyados en basas a los que se superponen pares de columnas de fuste cilíndrico y que ascienden hasta la segunda línea de imposta, punto a partir del cual las cornisas que los cubren se comunican con el alero del tejado con una única columna cilíndrica adosada al vértice de pared. En cada paño se abren otras tantas ventanas profundamente abocinadas y baquetonadas en doble arquivolta de medio punto, lo que pone de relieve el grosor de los muros e intensifica la sensación de maciza robustez de la fábrica, no exenta de elegancia. En la segunda línea de imposta, varios capiteles muestran rostros esculpidos muy maltratados por el tiempo. Profundamente erosionados aparecen también algunos de los canecillos originales que se conservan en el alero. Este ábside pentagonal está datado en la segunda década del siglo XIII.

mirandaLa portada, abierta en el lado de la Epístola (meridional) de la iglesia bajo un cornisa con canecillos esculpidos entre los que destaca el de un búho y el de un rostro de hombre de color, está formada por tres arquivoltas apuntadas, decoradas con motivos geométricos y apoyadas en seis baquetones de fuste liso y otros tantos capiteles con muy sencilla labra vegetal (dos) e iconográfica (cuatro). El capitel exterior del lado oeste ha perdido su decoración. Los otros representan a un diablo que lleva sujeto del cuello por una soga a un hombre que sólo viste un calzón, diablo sujetando del pelo a una mujer desnuda con una bolsa colgando del cuello y una serpiente que le muerde un pecho, hombre con una bolsa colgada del cuellos mordido por un lagarto y un sapo, diablo arrojando a los pecadores al infierno, representado por una enorme cabeza de monstruo. Los capiteles de este lado, parecen simbolizar el castigo de los pecados, en particular de la lujuria y la avaricia.

De los capiteles del lado este dos están decorados con idéntico tema vegetal y el exterior con un castillo y un león, aspecto que ha sido interpretado por algunos autores como la unión de Castilla y león a partir de 1230. El tejaroz que hay sobre la portada tiene ocho canecillos con representaciones de flores, temas geométricos y rostros humanos, entre los que destaca el rostro de un hombre de raza negra.

La portada estuvo protegida por un pórtico de madera con rejería de forja hasta 1936, cuando resultó destruido. Este elemento es posterior al ábside y cabe remontarlo al segundo tercio del siglo XIII, una época plenamente gótica que deja su impronta en el acabado ojival del aparejo.

Por encima de la puerta se sitúan una serie de figuras de cabezas, bastante deterioradas, que podrían ser de Jesucristo, de los evangelistas, o bien de los apóstoles.

Parece ser que esta bella portada fue construida en época de Alfonso VIII, entre los siglos XII y XIII, sobre el 1316

Al interior, la iglesia presenta una sola nave y dos capillas laterales, de época gótica. La nave se cubrió después del incendioEspirituSanto14 con una sencilla bóveda de crucería, que imita a las de las capillas del crucero. Toda su estructura es de piedra caliza, con sillares perfectamente despiezados y reforzados con contrafuertes prismáticos. Tiene espesos y recios muros. La luz pasa a través de las ventanas abocinadas, que se abren en el ábside, y de varios ojos de buey, situados en la parte alta de la nave

El interior de la iglesia se muestra muy reformado, limitándose el interés a la cabecera, que muestra el ábside al no haber retablo presidiendo la Capilla Mayor. Este espacio está cubierto con bóveda de arista formada con gruesas nervaduras. El campanario y el coro son elementos construidos a mediados del siglo XVI.

Fotos de la Iglesia

 

Fuente: Wikipedia, claustro.com, PERI, Junta de Castilla y León

Anuncios