Situación Geográfica

miranda en burgosEl Municipio de Miranda de Ebro –perteneciente a la Comunidad Autónoma de Castilla y León y a la provincia de Burgos ocupa, conforme a los más recientes datos del Instituto Geográfico Nacional, una extensión de 101,33 kilómetros cuadrados, y tiene un perímetro de 72.312 metros. Su núcleo urbano -con una altitud de 471 metros sobre el nivel del mar, conforme a los datos del I.G.N. y de 463 según reza en una placa situada en el Puente de Carlos III- está ubicado a los 42º 40´ 54´´ de latitud y a los 2º 57´ 04´´ de longitud, al oeste de Greenwich. Situado al noreste provincial, el término municipal limita con Alava al norte y este, con La Rioja al sur, y con los Montes Obarenes al suroeste.

Cuenta con una población de 38.400 habitantes (INE 2012), siendo la segunda ciudad más poblada de la provincia tras la capital

Mapa Geo-físico

Se instala Miranda en la depresión recorrida por el río Ebro, que se extiende de norte a sur entre los Montes de Vitoria y la alineación de los Montes Obarenes. Depresión ocupada por margas y areniscas, en tanto que sobre las márgenes del Ebro se extienden horizontales los depósitos cuaternarios, distinguiéndose una terraza constituida por cantos rodados y sedimentos arcillosos.

Toda la comarca aparece rodeada por una serie de cadenas montañosas que confieren al valle un aspecto de gran circo. Al800px-Cruz_de_Motrico_Spain suroeste de Miranda se levanta el cordel cretácico de los Obarenes (700 – 900 metros), en cuyo extremo occidental se abre el Desfiladero de Pancorbo, en tanto que en el extremo oriental el Ebro se abre paso por el Desfiladero de las Conchas de Haro. Al noroeste se encuentran los Montes de Sobrón, formando la separación de la Cuenca Terciaria de Medina de Pomar. Dentro del término se distinguen tres zonas orográficas: una montañosa al sur y al este, otra de leves ondulaciones al oeste, y una tercera horizontal que abarca desde la orilla izquierda del Ebro hasta el límite con la provincia de Alava.

La litología mirandesa está constituida en gran parte por terrenos arcillosos, calizas y areniscas formados en el Oligoceno y el Cretácico. Cerca de la ciudad, aunque en tierras riojanas y alavesas, está el monte de Toloño y Peñacerrada cuyos orígenes son volcánicos y separan la provincias de Alava y La Rioja, al noreste de la ciudad. Entre las diferentes alturas que rodean a la ciudad destaca la Cruz de Motrico, Gobera y Peña Escalera en los Montes Obarenes.

El mapa geológico de la región manifiesta diversas formaciones, pero se observan principalmente dos zonas: la Oligocena en la zona sur, y la Cretácica en la norte. Las formaciones del Secundario corresponden en su mayoría al Cretácico Superior e Inferior, formando una gran masa caliza en las montañas de Sobrón. Aparecen afloramientos del Triásico y Jurásico en forma de manchones aislados. Las formaciones del Terciario corresponden a la zona Oligocena de transición hacia la Meseta Castellana. Acumula depósitos en las depresiones, alternando capas de margas, areniscas y conglomerados de color rojizo y amarillento. De la era Cuaternaria sólo aparecen franjas en los valles fluviales del Ebro, Zadorra y Bayas, compuestas por cantos rodados y sedimentos arcillosos.

 Clima

El clima de Miranda es de transición entre el clima cantábrico, húmedo y templado, y el de la meseta, seco y de grandes contrastes termométricos. Las temperaturas medias anuales oscilan entre los 10º C y los 14º C, situándose las máximas medias entre 18º C y 22º C, y las mínimas medias entre 3º C y 6º C, con un periodo medio de sequía de dos a tres meses. Los vientos dominantes provienen del noroeste, siguiendo la trayectoria del Ebro, y del norte.

El clima de Miranda de Ebro es mediterráneo continentalizado y está influido por las condiciones industriales. Los inviernos son fríos, con frecuentes heladas y nieblas, mientras que las nevadas son ocasionales pero copiosas. El verano es caluroso, pero no tanto como en la meseta.

 Red Hidrográfica

La red hidrográfica del término es abundante, recorriéndolo diagonalmente el Ebro, al que afluyen por su margen derecha el Oroncillo y por la izquierda el Bayas y el Zadorra. El Ebro tiene un discurrir pausado, localizándose a lo largo de su trazado varias presas, como las de Sobrón, Puentelarrá y Cabriana.

Dado el origen geológico de la zona, las aguas de manantial tienen una alta concentración caliza. Sin embargo, las aguas de los ríos, salvo en el Oroncillo, son de composición blanda. Los manantiales de aguas minero-medicinales son abundantes en la región, pudiéndose enumerar los Balnearios de Sobrón, Cucho y Fuentecaliente.

La zona está plagada de ríos subterráneos y acuíferos; de hecho, el abastecimiento de agua de la ciudad es posible gracias a las extracciones en los acuíferos de Valverde y La Calera. Hace años también había multitud de charcas y lagos que fueron desapareciendo, pero que han sido recuperados como por ejemplo El Lago.

Flora

 La cobertura vegetal del municipio fue muy distinta en otras épocas de la que hoy podemos observar, estando antaño formada por uniformes masas forestales de caducifolios. El avance de los cultivos agrícolas de los valles se logró a costa de la deforestación de robles y encinas, subsistiendo en la actualidad pequeños rodales de estas especies, cada vez más reducidos y diseminados entre terrenos agrícolas. Sucesivas talas, bien para aprovechamiento maderero o para ampliación de los pastos destinados al ganado, convirtieron espacios forestales en terrenos erosionados propios de especies arbustivas. Actualmente, una gran parte de los valles fluviales está dedicada a cultivos agrícolas, principalmente de cereal junto a la remolacha, diversas forrajeras y pequeñas parcelas de huerta.

220px-Pinus_nigra_spp__nigraLa vegetación propia del municipio de Miranda de Ebro se encuentra en grandes masas forestales de monte mediterráneo siendo la encina (Quercus ilex) la mayor protagonista entre los árboles y el Boj (Buxus sempervirens) y el Madroño (Arbutus) entre los matorrales.

En los ambientes húmedos, zonas sombrías y norteñas, se encuentran otros tipos de plantas como robles, hayas o pinos. En las zonas bien irrigadas como las riberas de los ríos y arroyos hay abundantes arbolados de sauces (Salix) y chopos (Populus).

En los valles aparecen prados y pastizales que se ven invadidos por plantas de porte arbustivo como los brezos. En las franjas entre las riberas y las zonas montañosas, las tierras suelen estar cultivadas por cereales, remolacha, patata y en huertas.

Fauna

La variedad de animales vertebrados en el término municipal de Miranda de Ebro es muy amplia. Entre las aves destacan las rapaces como el águila real, águila perdicera, buitre leonado, búho real o la lechuza. También existen decenas de aves menores tales como mirlos, pardillos, oropéndolas, etc. Entre las aves migratorias, son habituales las palomas torcaces, las cigüeñas, codornices, pinzones y un sinfín de especies más. La población de Buitre leonado en los Montes de Miranda de Ebro y Ameyugo destaca con 159 parejas en 2005[6] y tiene una importancia de nivel internacional. Es uno de los pocos lugares de Castilla y León donde aparece el Águila Perdicera (2 parejas en 2005). Es por ello que la zona de Miranda esté incluida en la Red Natura 2000 y sea una zona de especial protección para las aves.

En las zonas de ribera o humedales es muy frecuente el paso de garzas reales, grullas y ánsares. Muchos de estos animales están presenten todo el año al amparo del cuidado humano (en la ribera urbana del Ebro se introdujeron pavos reales, ocas, cisnes y cormoranes). Bajo el agua, algunas de las especies más habituales son la trucha, la loina o el barbo.

En las zonas forestales dominan los corzos, jabalíes, zorros, jinetas y gato monteses. También existe una amplia población de pequeños vertebrados como topos, ratones y musarañas.

Entre los anfibios y reptiles, el género se compone de tritones, ranas, sapos, lagartos, lagartijas, culebras de agua, culebras de collar, etc.

Estraido del libro Historia de Miranda de Ebro (Varios autores) ayuntamiento de Miranda de Ebro y de la wikipedia

Anuncios