Compuesto por Gregorio Solabarrieta y la letra fue elaborada por el Padre Fernando Valle Cillero.

Hijo soy a mucha honra

de la Ciudad de Miranda,

de antigüedad veneranda

en el suelo burgalés.

Quiero que mi patria chica

grande sea y venturosa;

que su historia es muy gloriosa

de los siglos a través.

Ciudad queridad,

honrarte anhelo.

La sangre y vida

por ti daré

si tus blasones

manchar intentan

y con acciones

lo probaré.

Porque seas grande

todos lucharemos.

Tu nombre pondremos

con solicitud

alto desde jóvenes,

todos trabajando

siempre ejemplo dando

de unión y virtud.

Águilas de tu escudo

vamos a ser,

que tus glorias sepan

siempre defender.

Anuncios