Matadero Municipal (1912-1987)

el matadero ahora policia localTodo el mundo conoce que el matadero municipal estuvo ubicado en el edificio que actualmente desde 1992 ocupa la policía local. Pero en la ciudad se tiene constancia de otras ubicaciones anteriores del Matadero Municipal.

Sobre el siglo XVIII estaba ubicado en el último arco del puente de la ciudad, viniendo de Burgos, así se aprovechaba la presencia del río para deshacerse de los desperdicios. Era usado este edificio de matadero y carnicería de la villa. La riada de junio de 1775, acabo con el maltrecho puente, destruyendo todo excepto, un par de arcos centrales, la casa del corregidor y el matadero.

En la cuesta del Castillo, en el año 1775, don Francisco Alejo de Aranguren, aprovechando la ruinosa torre de San Joseph, proyectó la construcción de un nuevo matadero y carnicería municipales, dada la buena situación del solar, de forma que se podía utilizar el cercano cauce del Oroncillo para poder verter allí todos los posibles desperdicios. En esta misma cuesta se encontraba el Peso municipal, lugar donde se pesaban todas las cantidades de trigo y harina que iban y venían de los molinos comunales.

Parece ser que se construye sobre 1912-13. El 14 de febrero de 1912 es presentado el proyecto al Ayuntamiento. El terreno en el que se ubicaría esta nueva construcción correspondía a Ezequiel Aizpuru y Cristina Yárritu.

El arquitecto encargado de realizar el proyecto fue Javier Aguirre (arquitecto del ayuntamiento de Vitoria) y su constructor fue Ciriaco Zuolaga. La recepción definitiva de las obras se produjo en mayo de 1913 y a partir de ese momento y hasta 1987 ha venido funcionando como tal, pero a partir de 1992 se produce su rehabilitación para adaptarlo a sede de la Policía Local, realizando el proyecto los arquitectos Alberto Julián Vigalondo y Juan Carlos Castrejana López.

El matadero en 1987 se traslada al extrarradio de la ciudad, al Polígono industrial de Bayas donde sigue ubicado en la actualidad como Matadero Comarcal San Juan del Monte S.A.

Se trata de un amplio edificio industrial compuesto por tres naves longitudinales de distinta altura, siendo la central el doble de las laterales; en la parte trasera se adosa un torreón de la misma altura con planta poligonal. Por tanto exteriormente parece imitar la disposición de las naves de los templos.

En su fachada principal se utiliza el ladrillo reforzado tanto en las esquinas como en los vanos de ventanas y puertas con piedras de sillería. El resto de las fachadas se realizan en sillarejo.

Estilísticamente podemos incluir el matadero municipal dentro del

Eclecticismo historicista con que se realizaban las construcciones a principios de siglo.

Los accesos al edificio se abren en la nave central, tanto por la fachada delantera como la trasera y en ambos casos son adintelados. Las ventanas que se abren en las fachadas laterales y en la diferencia de altura de la central vienen enmarcadas por piedra de sillería. Las de las fachadas anterior y posterior siguen el mismo esquema, pero en esta ocasión parecen geminadas con mainel de ladrillo. En todos los casos se trata de vanos realizados mediante arcos sumamente rebajados. Merecen destacarse los grandes ventanales que sobre las puertas ocupan toda la amplitud de la nave central.

Con motivo de la construcción del Matadero Municipal, al lado se creó el Barrio de San Juan (o del matadero como se conoce popularmente), que se construyeron sus casa a principios del siglo XX, para alojamiento de los trabajadores de dicho Matadero.

Fuentes:

Arquitectura en Miranda de Ebro (1900-1940) editado por el ayuntamiento y del autor: Carlos Díez Javid

Historia de Miranda de Ebro (Ayuntamiento de Miranda de Ebro)

Biblioteca Municipal (1965-1989)

BIBLIOTECA-1965Siguiendo con el anterior artículo, en el que hablé de la primera biblioteca Municipal la Miguel de Cervantes sita en el Edificio del Ayuntamiento, continuamos con su siguiente ubicación.

Como el local en el que estaba ubicada la biblioteca, debido al poco espacio y a los inconvenientes que generan a los usuarios, los ensayos de la Banda de Música y del Orfeón Mirandés, en un cuarto contiguo, se decide, buscar. Primero para paliar el tema de espacio se reducen los días destinados al público infantil en solo dos días por semana, pero esto no colma las aspiraciones del propio ayuntamiento que quiere dar mayor cobertura a sus usuario.

Se miran varia ubicaciones que pudieran servir para situar la nueva biblioteca, y la alcaldía se decide por uno situado en la Avenida de José Antonio Primo de Rivera, la actual Comuneros de Castilla.

Dada la urgencia de este cambio, se inician las obras rápidamente, para hacer posible el cambio en la mayor brevedad posible.

En unos 18 meses la obra estaba ya finiquitada, aunque mientras se realizaba, no se perdió el tiempo por parte del Ayuntamiento y se empieza a catalogar los libros existentes y al mismo tiempo se incrementa el fondo bibliográfico en 1862 ejemplares más, que son enviado por el antiguo Servicio Nacional de Lectura.

Así mismo se le dota a la nueva instalación de algo muy novedoso hasta el momento, un tocadiscos, que estaba destinado al estudio de idiomas (Francés. Inglés y Alemán), que podía ser usado por los usuarios con sus correspondientes Auriculares

Por fin el día 11 de Octubre de 1965 a las 4:30 de la tarde, asistiendo al acto, El Gobernador Civil, El Director General de Archivos y Bibliotecas, La directora del centro Coordinador de Bibliotecas Provincial, el Alcalde-presidente de la ciudad, en esa época Don José María Aragües, así como otras autoridades de la época.

Una vez terminada la inauguración todos los asistentes, fueron obsequiados con un “Vino de Honor” (lo que hoy llamamos vino español), en el restaurante Neguri.CALLE COMUNEROS DE CASTILLA BIBLIOTECA 1965

Esta inauguración fue para la ciudad un gran acontecimiento, como cualquier inauguración en la época, que se difundía a bombo y platillo y asistía numerosos políticos y personalidades de la época, convirtiéndose numerosas veces en un gran acontecimiento político.

En su primer mes de funcionamiento se invirtió 10.000 pesetas en libro y revistas y se tuvo que ampliar el horario infantil, ya que se desbordó la afluencia de niños/as, por lo cual se tomo una decisión, que hoy vemos altamente discriminatoria, pero se separaron los niños de las niñas, teniendo los niños: los Lunes, Miércoles y Viernes y las niñas: Martes, Jueves y Sábados por la mañana.

Se sube la cuota de socio, para poder coger libros en préstamo, hasta ese momento era de 5 pesetas, pasando desde Noviembre de 1965 a 10 Pesetas.

En sus tres primeros meses se prestaron 1947 libros (siendo Enero el mes que más con 740 libros).

A partir del año 1966, Coordinado por Doña Mercedes Sanz Molinilla, se establece y se celebra el día del libro, con exposiciones de libros, concursos de redacción y literarios para jóvenes y conferencias relacionadas con el tema literario.

Como anécdota algunos datos de 1978 y 1979:

En 1978 se prestaron o se leyeron unos 23.344 libros (Siendo Noviembre el que mas con 2.924 libros), se recaudó por multas en retraso de devolución 7.727 pesetas (Siendo Noviembre el que mas con 1.312 Pesetas) y se hicieron 475 socios nuevos (siendo Octubre el mes que mas socios nuevos con 69)

En 1979 se prestaron o se leyeron unos 29.171 libros (Siendo Noviembre el que mas con 2.792 libros), se recaudó por multas en retraso de devolución 13.657 pesetas (siendo Noviembre el mes que mas con 5.225 pesetas) y se hicieron 419 socios nuevos (siendo noviembre el mes que mas socios nuevos con 80)

Siguió la vida en la biblioteca con normalidad a lo largo de los años, siendo a comienzo de los 80 cuando se dota de una mayor subvención económica por parte del ayuntamiento, por la cual se pudo cambiar libros deteriorados, comprar nuevos y retirar los que ya no estaban para uso del personal.

En los años 80 La bibliotecaria era Doña Mercedes Sanz Molinilla y el Conserje Don Natalio Pérez.

Así mismo en esta época, se realizan más actos relacionados con la literatura, hasta el momento solo se hacia el día del libro, a partir de ahora, se establecen dos Jornadas de Literatura Infantil-Juvenil en el mes de Enero y Abril.

10620219_10205297372377963_4256544447892237951_oSe realizan muchos más actos como semanas de literatura infantil y juvenil, encuentros con autores e ilustradores, exposiciones de libros y de ilustraciones, Concursos literarios, presentaciones de libros y actividades lúdicas. Sin olvidarnos de las Visitas a los centros Escolares para fomentar la lectura y el conocimiento de autores y de la literatura en general.

A mediados del año 1986, bajo la dirección de Doña, María Carmen Carrey, se publica una revista gratuita, enfocada a la literatura Infantil y Juvenil (Criticas, novedades, curiosidades…), que se repartía gratuitamente semestralmente, entre los jóvenes Mirandeses, siendo la única a nivel nacional de este tipo, publicada por las Bibliotecas Municipales, por desgracia por temas económicos, se suspende en Abril de 1990 siendo su último número el nº 9, la revista se llamaba “Caramba, Caramba”

Como pasó anteriormente, se platea la necesidad de más espacio y ofertar más variedad de servicios por parte del Ayuntamiento en su Biblioteca Municipal y se plantea la posibilidad de otro lugar donde poder reunir actividades culturales de todo tipo (cine, exposiciones, teatro…) a parte de la ya existente prestación de libros.

Ya el 14 de Noviembre de 1983 se tiene la parcela para su ubicación, pero hubo numerosos inconvenientes y hasta 1989 no se acaba su construcción.

Fuentes: Biblioteca Municipal: Cincuentenario de su creación 1948-1998 de José Luis Viguri, Historia de Miranda de Ebro del ayuntamiento, Miranda de Ebro, hoy de Juan Arranz Fraile

Biblioteca Municipal Miguel de Cervantes en Miranda de Ebro (1948-1965)

Se desconoce que en Miranda de Ebro antes del año 1948 existiera una biblioteca pública, abierta al público en general y que fuera perteneciente al ayuntamiento.

Si que se tiene constancia que había mucho interés por parte de la ciudadanía Mirandesa de tener una biblioteca, que ofreciera la posibilidad de su uso para la mayor parte de la población.

Sobre 1934 se tiene constancia de que si existían bibliotecas particulares y que a nivel de la calle solo se podían encontrar en algunos lugares como, el Casino, la casa del pueblo, a las cuales podían acceder sus asociados y parece ser también en un centro escolar creado en esa época denominado Marcelino Domingo.

A mediados de 1940 el ayuntamiento se propuso crear una biblioteca pública que dependiera enteramente de la ciudad y que con ella se acercara y fomentara la lectura a toda la ciudadanía de la ciudad.

Se creó una junta, para que se encargara de todas las gestiones necesarias, debido a las cuales se consiguió que se creara la biblioteca, el 14 de abril de 1948 el gobierno central emitió una orden ministerial, que seria publicada en el Boletín Oficial en fecha 6 de julio de 1948, por el cual se le daba permiso al ayuntamiento de la ciudad a tener y crear su propia biblioteca municipal.

Fue también de gran ayuda la existencia del Servicio Nacional de Lectura, que fue creado por el gobierno el 24 de junio de 1947, que era el encargado de hacer llegar la lectura a todo el territorio nacional. Este organismo facilitaba a todas las diputaciones, ayuntamientos y entidades privadas o públicas, la creación de bibliotecas.

El 5 de Julio de 1948 se celebra en el ayuntamiento la reunión para crear la junta gestora, que se encargaría de la gestión y creación de la biblioteca. Esta Junta Gestora la formar el alcalde de la ciudad, en ese momento era Don Luis De Juana, que seria el presidente de la junta. Don Tomás Echeguren, Don Fernando Valle, Don Juan Arranz Fraile, Don Rafael Fernández España, Don César García y Doña María Paz García de Mujuel

En noviembre de 1948, se remite al centro Coordinador de bibliotecas todo el listado de los libros disponibles para iniciar la actividad en la nueva biblioteca.

Se instalan en las traseras del Ayuntamiento, en la calle de la Fuente, este local posteriormente albergo el servicio de Extensión Agraria y El archivo notarial y el los años 80 cuando el ayuntamiento fue reformado sería dedicado a las oficinas municipales.

Se tiene prevista la apertura al gran público el día 2 de Diciembre de 1948, pero no puede ser y por diferentes problemas entre ellos el mal funcionamiento de la calefacción se aplaza su inauguración al día 7 de Marzo de 1949.

En su inicio se le puso el nombre de Biblioteca Municipal Miguel de Cervantes.

En su apertura su horario era de 18:30 a 19:30 para el público Infantil y de 19:30 a 21:30 para el público adulto. Se ve que no es un horario muy amplio, tampoco se conocen datos de la época de la asistencia de público.

En 1956 debido a su parece ser poca utilización hasta esa fecha, los responsables de la Biblioteca Municipal, al frente de la cual estaba Mercedes Sanz Molinilla, deciden hacer una campaña publicitaria, parece ser que esta campaña sensibiliza mucho a la población y acabado ese año parece ser que la afluencia fue un éxito. Debió ser tal esta afluencia que en la memoria que se presentaba a final de año, se quejan de tener un local demasiado pequeño para la afluencia recibida.

Como en los locales aledaños también ensayaba el Orfeón y la Banda de Música Municipal, parece ser con coincidencia de horarios y la molestia que los ruidos causaban a los usuarios de la Biblioteca Municipal, los responsables de esta decidieron en 1958 cambiar los horarios de apertura, pasando estos a ser a partir de ese momento de 17:30 a 20:00 Horas. Aunque en octubre de 1960 se cambian nuevamente y se establecen nuevos horarios, siendo estos de 19:30 a 22:00 Horas, ya que parece ser que ya no había coincidencia con las otras actividades.

En esas fechas debido a la gran afluencia de público el ayuntamiento por medio de su Concejal Don Ramón Villarías, decide buscar un local mas apropiado para ubicar la biblioteca, se estudian todas las posibilidades, pero se desechan todas o por su alto coste o por su insuficiente superficie. Así que deciden acortar el horario infantil a solo dos días a la semana.

El ayuntamiento sigue empeñado en buscar un local adecuado, hasta que encuentran una en la actual calle Comuneros de Castilla, en esa época Avenida José Antonio Primo de Rivera. Lugar que después de su reforma va a ocupar la Biblioteca Municipal que estará en dicho local de 1965-1989, cambiándose a la actual ubicación la Casa de Cultura en Septiembre de 1989.

Plano de donde estaba ubicada la primera Biblioteca Municipal Mirandesa.

antigua biblioteca

Fuente: José Luis Viguri, Historia de Miranda del Ayuntamiento de Miranda de Ebro

Las Tenerías de Miranda de Ebro

DOCU_GRUPOLa verdad no encuentro mucha información sobre las Tenerías, la verdad que el interés me vino al descubrir, el yacimiento arqueológico de la calle Tenerías, donde se iba a construir el museo de la ciudad.

Cada piedra que se mueve en el Casco Viejo de Miranda de Ebro puede dar paso a un hallazgo que permita conocer un poco más cómo era la ciudad en tiempos pretéritos.

La demolición de las casas de esta calle, ha sacado a la luz los restos de unas tenerías (talleres donde se curtían y trabajaban las pieles) en muy buen estado de conservación cuya existencia se desconocía hasta el momento, si bien el hecho de que la calle lleve el mismo nombre parecía apuntar esa posibilidad.

En un principio apareció una fuente, lo que dio pie a pensar que se podía tratar de un principio de hallazgo de algo mayor. Las catas realizadas sobre el terreno han dejado ver lo que el informe técnico denomina «instalaciones fabriles para el tratamiento del cuero». Se han catalogado, entre otras construcciones, «cubetas de planta circular, piletas rectangulares y muros de sillería

Se trata de elementos poco comunes de los que apenas se conservan restos. Hay muy pocos casos. De momento, el Ayuntamiento de Miranda de Ebro ha tenido conocimiento de alguno en Ávila, Toledo y Granada, aunque aún tienen pendiente su recuperación. Lo que es seguro es que, en la provincia de Burgos no hay ningún área arqueológica de tenerías que se haya puesto en valor.

El hallazgo ha despertado la curiosidad de los responsables de Patrimonio de la Junta de Castilla y León.

De momento, las catas realizadas se van a cubrir con una lámina geotextil, arena y tierra. Y es que hay muchos más restos y mucho mejor conservados de lo que se pudo imaginar antes de empezar a remover el terreno y, además, tampoco se puede descartar que puedan aparecer nuevos restos según se vaya avanzando en los trabajos previstos para la zona.

Por ahora se ha concretado la existencia de una fuente y un pilón integrados en una estancia de 26,50 metros cuadrados, además de «un conjunto de tenerías configuradas por piletas, cubetas, estancias, suelos enlosados, canalizaciones… características propias de los talleres destinados al curtido de pieles». Patrimonio destaca la «amplia extensión» del conjunto y el «buen estado de conservación», explicando que estas instalaciones de curtido de pieles estuvieron activas desde el siglo XV y hasta 1892, cuando se cierra la última.

Además, a falta de conocer el alcance real de los restos, ya existe documentación histórica que avala la importancia que tuvieron en su día las tenerías que se encontraban en el casco antiguo de la ciudad. Se sabe que estuvieron activas desde el siglo XV  hasta 1892, cuando se cerró la última.

Las Tenerías

Tenerías es el nombre por el que han sido conocidas, desde época medieval, las instalaciones industriales dedicadas al curtido de las pieles. Las que funcionaron en Castilla durante los siglos XV y XVI fueron locales muy simples, generalmente compuestos de un espacio abierto y varias dependencias, cuya única exigencia imprescindible fue la de situarse en las proximidades de algún curso de agua debido al abundante uso que de esta materia se hacía durante el proceso de curtición. Muchas tenerías estuvieron instaladas en las inmediaciones de alguna fuente o manantial, a fin de aprovechar el agua limpia procedente de estos.

Otras muchas se solían situar en la ribera de los ríos, no tanto para proveerse de agua, ya que los ríos, no solían presentar en esa época las condiciones de limpieza necesarias para una correcta preparación de las mezclas, sino que se usaba principalmente para el remojo de las pieles y el vertido de las sustancias residuales al río; por eso no es extraño encontrar en las ciudades de la Baja Edad Media, que las tenerías se encuentran emplazadas en algún sector marginal de la ciudad y junto a los cauces de agua. De hecho, la ubicación ideal de una tenería debía contar con ambos recursos de agua, la limpia procedente de una fuente o acequia con la que preparar las mezclas curtientes, y la menos limpia de un curso de agua, donde lavar las pieles y arrojar las aguas residuales.Tenerias

Las tenerías, de origen medieval hasta la expulsión de los judíos de España en el siglo XV, estaban regentadas por éstos. Mantuvieron su actividad durante tres siglos, hasta mediados o finales del siglo XVII, coincidiendo con una etapa de crisis económica en España que afectó a la producción industrial. Parece ser que en nuestra ciudad alguna quedo a pesar de esa crisis y desaparecieron definitivamente casi acabado el siglo XIX.

Las Tenerías en Miranda de Ebro

Sin lugar a dudas, las actividades relacionadas con los cueros eran uno de los pilares económicos, de los trabajos artesanales de la Miranda preindustrial. Los curtidos y la zapatería constituían las actividades más destacadas e importantes dentro del artesanado mirandés.

El número de tenerías dentro de nuestro casco urbano fue siempre relativamente abundante.

Sabemos que en el año 1752 según el Catastro de Ensenada, seis eran las tenerías que funcionaban curtiendo pieles. Estas se redujeron a tres, aunque trabajando intensamente, en el año 1793 tal como señala Eugenio Larruga: “En Miranda de Ebro hay tres tenerías. Acostumbran a trabajar anualmente 500 suelas, 100 baquetas, 50 becerros, 600 cordobanes y 10500 badanas”.

Los curtidores mirandeses, como otros del Valle del Ebro y de la provincia de Burgos, conocieron un buen siglo XVIII, no solamente por la demanda provocada por el aumento de población, sino por la demanda de otras regiones.DOCU_GRUPO

Todavía a mediados del siglo XIX esta actividad de los curtidores se mantenía en auge en la ciudad. En el año 1854 constataba el funcionamiento de cinco tenerías o fábricas de curtidos. Fábricas que sostenían un total de 13 noques o pozos para curtir pieles, 17 pozos para colorear los mismos y tres molinos para triturar las cortezas y raíces sacadas de los robles y encinas de los alrededores. Producto, este último, básico en las operaciones esenciales del curtimiento.

Con la llegada del ferrocarril y como consecuencia de la facilidad de llegar producto de otras partes de la península, la industria del cuero entra en declive.

Así, sabemos que en el año 1892 sólo funcionaba ya una fábrica de curtidos con un único molino para triturar corteza.

Fuentes: Correo, Diario de Burgos, Miranda de Ebro historia del ayuntamiento.