La campana “Virgen de Altamira” y sus compañeras

El 9 de julio de 1913 se consagra la campana de la iglesia de Santa María, denominada “Virgen de Altamira”, siendo testigos de dicha consagración El párroco Don Aureliano de Miguel, y los feligreses Cipriano Dulanto y Don Ignacio Encio.

Con el tiempo se rompe y en 1974 se decide hacer una reparación (mas bien hacer una nueva y ya de paso las otras tres ya que solo funciona una correctamente) y ya aprovechar para ponerles volteo eléctrico, con un presupuesto de unas 100.000 pesetas. Se realiza el molde en los talleres de Don Ángel Perea.

Para sufragar el coste de esta campana se hace una campaña por parte del Párroco de dicha iglesia Don José Alonso González de captación de fondos muy curiosa, denominada “Operación Campana” y recogen donativos a 200 pesetas el kg y la campana pesa 450 kg por lo cual  en su modelado se han dejado 450 huecos para poner el nombre de los donantes (esto pone en el periódico, pero no tengo confirmación de si fue así, en las fotos no se aprecia). Fue tal el apoyo que en la primera semana se superaron las 20.000 pesetas.

Se compran unos “cupones verdes” uno por cada kilogramo a 200 pesetas y donde se pone el nombre del o los donantes el cual se pega en un mural situado en el pórtico de la iglesia, hasta llenar los 250 huecos necesarios para su financiación.

A esta iniciativa no solo se unen los parroquianos de la iglesia de Santa María, sino que es tal su repercusión que participan feligreses de toda la ciudad.

La “venta” de cupones se completa el día 10 de septiembre de 1974, con lo cual ya esta el dinero para poder pagar la nueva campana en honor a la Virgen de Altamira.

Para la electrificación de las 4 campanas se necesitan 100.000 pesetas, para lo cual se abre otra campaña de captación de donativos en agosto de 1974 y acabando en diciembre del mismo año.

 

Anuncios

Plaza España nº 3 Actual Taberna Celta, sus diferentes ocupaciones

En la Plaza España, el nº 3 al lado de la casa Parroquial o casa de los Urbina, tuvo un gran ambiente comercial, albergando diferentes y variados negocios o usos.

Actualmente alberga un bar, que ha sido su utilización mayoritaria, pero tuvo diferentes usos durante el siglo XX.

  • A principios de siglo hasta los años 20 fue usada para uso agrícola y ganadero.
  • 1928-29 albergó una Peluquería: “Peluquería Jesús Núñez”
  • 1930-34 su actividad comercial se dedico al pescado: “Pescadería La Guapa”
  • 1934-39 cambió su actividad por la venta de zapatos: “Zapatería La Palma”
  • 1940-46 siguió con esta actividad pero solo a la reparación de estos: “Zapatería Saro”
  • 1947-1953 Aunque no cambio de dueños se puso una Frutería.
  • 1950-1955 se dedicaba en temporada al Chacolí, habiendo en esta época 2 diferentes regentados por dos familias:  “Chacolí de Joaquín Pérez” y “Chacolí de Toso”
  • 1956-1962 se usó de almacén, para aperos de Labranza de un comerciante de la zona.
  • 1962-1968 volvió a usarse para uso comercial y se instalo una tintorería: “Tintorería Amaya”
  • 1968-1981 se repitió negocio y volvió a ser una frutería, aunque se añadió al negocio productos de charcutería: “Frutería- Charcutería Antonia”
  • 1986 hasta nuestros días, se dedicó a bar o taberna, con diferentes denominaciones, hasta 1996 “Taberna Celta” y desde esa fecha hasta 1998 “Bar Absolut” y actualmente de nuevo volvió a su denominación de “Taberna Celta”

¿Sabias que en 1921 el Ayuntamiento emitió un bando contra las Blasfemias?

En septiembre de 1921, el ayuntamiento de Miranda de Ebro prohíbe, mediante un bando municipal que en establecimientos públicos y en la calle se puedan emitir blasfemias, palabras impúdicas, soeces o inmorales.

Para ello se perseguirá a cualquier persona de cualquier sexo, edad o condición que utilice dicho lenguaje, denunciando y llevando hasta el juez, con penas de arresto de 1 a 10 días y multas de 5 hasta 50 pesetas.

Esta determinación se toma por que este lenguaje esta muy extendido en la ciudad y hay que salvaguardar el buen nombre de ella.